El suelo de espigas, el tipo de parquet que más se lleva